Cuando se piensa en la aparición de más y más alternativas para comer saludable en Medellín, es innegable que en muchos de nosotros se dibuja una sonrisa. !Las épocas cambian porque las personas se transforman!. Los restaurantes vegetarianos y veganos en la ciudad de Medellín son un bonito ejemplo de como las costumbres en la alimentación se pueden modificar cuando las razones para cambiar por mejores hábitos saltan a la vista. Es un proceso lento pero su dirección es clara.

No hay lugar del mundo donde el comer saludable, en armonía con la naturaleza, no sea capaz de cambiar hasta las costumbres más rígidas. China, el mercado más grande del mundo para carne de res, cerdo y aves de corral, está apreciando un crecimiento importante de la población de chinos vegetarianos, que conscientes de su salud, están adoptando una dieta vegetariana que ha provocado la proliferación de restaurantes “saludables” en el país más poblado del mundo.

En China, el nicho de mercado de los restaurantes vegetarianos y veganos nunca ha sido más competitivo

La industria de restaurantes de China desde hace poco años presenta un crecimiento de popularidad de la alimentación saludable, que generalmente significa una dieta sin carne, orgánica y ecológica.

Han Lili, artista residente en Shanghai, desde 2012 ha rastreado y mapeado restaurantes vegetarianos y veganos en las principales ciudades chinas, incluyendo Shanghai, Chengdu, Lhasa y Hong Kong. Han Lili afirma que fue difícil contar con precisión el número de restaurantes en el año 2017, y que una de las dificultades más grandes fue el cambio rápido del mercado.

En Shanghai, la ciudad más grande de China, la cantidad de tiendas veganas se disparó de 49 en 2012 a más de 100 en el 2017. En Chengdu, la capital de la provincia de Sichuan, casi la mitad de los 80 restaurantes fueron actualizados en el último conteo.

El mercado de carne en China mostró un descenso en los últimos años

Un informe de la firma de investigación Euromonitor afirma que aunque China sigue siendo el mayor mercado mundial de carne de cerdo, carne de res y aves de corral, la demanda mostró un descenso en los últimos años.

En China las ventas de carne de cerdo disminuyeron de 42,49 millones de toneladas en 2014 a 40,85 millones de toneladas en 2016. Una nueva guía dietética emitida por la industria de la salud de China hace dos años también sugería comer menos carne, aves y mariscos.

La industria cárnica china agrega aproximadamente 150 millones de toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera cada año.

La tendencia creciente del vegetarianismo mostró que más chinos se volvieron a las frutas y verduras. China actualmente consume el 40 por ciento de las frutas y verduras del mundo, lo que indica la creciente tendencia del vegetarianismo en China.

Cifras de comercio de las Naciones Unidas muestran que entre 2010 y 2016, las importaciones chinas de aguacates aumentaron de 1,9 toneladas a 25.000 toneladas, o sea un factor de crecimiento de 13.000.

Se espera que el mercado vegano en China aumente en más del 17 por ciento entre 2015 y 2020. Esta será la tasa de crecimiento más alta en este período y sugiere un gran cambio en los hábitos de consumo en Asia.

Las campañas de salud también están tratando de influir en los hábitos de las personas

En agosto de 2017, el grupo ambientalista WildAid realizó un evento en Beijing para promover el vegetarianismo. El popular actor chino Huang Xuan dijo que su familia está comiendo más comida vegetariana, lo que significa un cambio de la dieta tradicional en su provincia natal de Gansu, en el noroeste de China, reconocida radicionalmente por alimentarse con altos contenidos de carne de res y cordero.

Ceres Justos Colombia

 

En 2014, la agencia de noticias estatal Xinhua citó a Public Radio International, una organización multimedia sin fines de lucro independiente, que informó que la población vegana de China ha llegado a más de 50 millones. El Dr. Xu Jia, dietista que dirige el programa de China en el Comité de Médicos por una Medicina Responsable, una ONG con sede en Washington, dijo que estimaba que el uno por ciento estaría más cerca de la verdad. En 2016, un estudio realizado por investigadores de la Universidad Jiao Tong de Shanghái, encuestó a más de 4.000 personas en la ciudad y encontró que el 0,77% eran vegetarianos.

Lo anterior contrasta con la situación de la India, donde el vegetarianismo está arraigado en la religión y la cultura, con una estimación de 500 millones de vegetarianos que rechazan la carne en su comida.

Significativamente, la cultura vegana se está extendiendo entre los jóvenes en China, que tiene una población de más de 1.300 millones.

La Universidad Jiao Tong de Shanghai también examinó ocho restaurantes vegetarianos populares en el centro de Shanghai y descubrió que cerca de la mitad de sus clientes tenían entre 20 y 29 años.

En noviembre del 2017, la Universidad Hebei en la ciudad de Qinhuangdao agregó un mostrador para vegetarianos en su restaurante, por pedido de una organización estudiantil. Puede que no sea una noticia de primera plana, pero al servir comidas sin carne para estudiantes universitarios, la universidad está adoptando una tendencia alentadora hacia el vegetarianismo en una sociedad donde la mayoría de las comidas contienen carne de cerdo, pollo o carne de vaca.

Historias como esta se han vuelto muy frecuentes en las universidades chinas, impulsadas por la Asociación de Universidades y Colegios Vegetarianos. Esta organización para vegetarianos universitarios se fundó en la Universidad Tsinghua de Beijing en el Día Mundial de la Tierra del año 2017.

Junto con el aumento del proteccionismo animal, cada vez más jóvenes chinos están viendo el vegetarianismo como un estilo de vida saludable, ecológico y moderno.