A primera vista, el ex portero y fisicoculturista Paul Kerton no se parece a la clase de hombre que come frijoles, brócoli y semillas de lino. Pero las apariencias pueden ser engañosas.

Durante casi seis años, Paul ha sido un vegano que desafía los estereotipos y que nunca soñaría con volver a consumir los abundantes litros de leche de vaca y masticar las pilas de pechuga de pollo que solían componer su dieta diaria. Así lo afirmó Paul Kerton a Sheena Grant, de East Anglian – Daily Times, en enero de 2018. A continuación su historia.

Paul Kerton: Un musculoso defensor del veganismo

Su transformación de hombre musculoso consumidor de carne a entrenador personal que se alimenta de plantas ha sido tan completa que se ha convertido en un defensor del veganismo, poniendo en jaque cualquier mito persistente acerca de los veganos, equívocamente caricaturizados como un grupo de débiles de sándalo con cara pastosa. No obstante hoy, es el veganismo lo que ha dado a Paul la oportunidad de reinventarse, entregando a su vida personal grandes satisfacciones y a nivel profesional atesorando un enorme crecimiento de su popularidad.

Paul dirige el entrenamiento personal en su empresa Hench Herbivore, asesorando a los clientes sobre los beneficios de una dieta basada en plantas de alimentos integrales y dice que desde que ‘veganiza’ su negocio nunca ha tenido más demanda.

Pasó seis meses entrenando a Barny du Plessis, Mr. Universe 2014, que también se hizo vegano. También diseñó un plan de nutrición vegano para el futbolista Russell Martin. Paul habló a millones de personas en todo el mundo a través de Newshour -del Servicio Mundial de la BBC- y tiene un cameo en el documental producido por James Cameron, The Game Changers, que cuenta la historia de un entrenador de fuerzas especiales de élite mientras viaja por el mundo “en busca de la verdad detrás del mito más peligroso del mundo: que la carne es necesaria para la proteína, la fuerza y salud óptima”.

Paul, con sede en Norwich (UK), ha sido vegano desde 2012, cambió su dieta después de preocuparse por los efectos en la salud de comer productos animales y de leer The China Study, un libro que examina la relación entre el consumo de productos animales y enfermedades crónicas como las enfermedades coronarias, diabetes, cáncer de mama, cáncer de próstata y cáncer de intestino.

“Mi novia Gemma hizo el cambio primero, curando la tiroiditis de Hashimoto que durante años la había dejado cansada y miserable”, dice. “Al principio me resistí, creyendo en las mentiras de que la carne es esencial para el crecimiento muscular o que si no tenemos lácteos, nuestros huesos de alguna manera se desmoronarán”.

“Nunca he conocido a nadie que haya comido más carne y haya consumido más productos de origen animal de lo que yo solía consumir. Me preocupaba cómo podría cambiar mi dieta tan completamente, pero en el primer año de ser vegano mi vista mejoró, curé mi tendinitis y la fiebre del heno y tuve más energía y una mejor recuperación del entrenamiento en el gimnasio. Con seis meses de ser vegano, lejos de arruinar mi entrenamiento, fui más fuerte que antes”.

Para Paul “veganizar su negocio” fue cuestión de ética y moral

“Ya era un entrenador personal pero llegué al punto en que sentí que no podía recomendar a las personas que comieran carne, así que decidí ‘veganizar’ mi negocio. Entreno tanto a los omnívoros como a los veganos y les digo a las personas qué calorías necesitan para comer, pero les aconsejo específicamente sobre nutrición vegana”.

Aunque el bienestar de los animales no fue una fuerza impulsora para Paul inicialmente, se ha vuelto importante ya que inadvertidamente vio algunas imágenes de mataderos mientras investigaba recetas veganas.

“Ha habido un gran crecimiento en el veganismo y creo que es imparable ahora”, dice. “La gente no quiere lastimar a los animales y se da cuenta de que no necesita comerlos. También he visto algunos resultados de salud increíbles en mis clientes, desde revertir la diabetes tipo 2 hasta rejuvenecer un hígado gravemente enfermo”.

“La dieta que defiendo es una dieta de alimentos integrales, basada en plantas. Cualquier cosa que se desvíe de eso se vuelve más insalubre. Comí muchas legumbres, granos enteros, nueces y semillas y suplementé la vitamina B12. Esta es una dieta de la que todos pueden beneficiarse “.

Ceres Justos Colombia

Para no olvidar – Tips de Paul Kerton

Según la Vegan Society, el veganismo (una dieta basada en plantas que evita todos los alimentos y productos animales) es uno de los movimientos de estilo de vida de más rápido crecimiento en Gran Bretaña, lugar de origen de Paul Kerton. En mayo de 2016, la investigación descubrió que el número de veganos en Gran Bretaña había aumentado en más del 360 por ciento en una década (de 150.000 a 542.000).

Ser vegano no es tan fácil si se es amante al queso: hay reemplazos sin lácteos pero, bueno, no son queso.

Las alternativas a la leche de vaca son un gusto adquirido. Muchas personas cuestionan el sabor de la soya. Hoy en día hay muchos otros tipos de “leche” de plantas. Uno de los favoritos entre los comensales es la almendra.

También existen riesgos para la salud: la proteína, el calcio y la vitamina B12 son vitales para la salud y se debe pensar cómo se reemplazarán si se renuncia a la carne, los productos lácteos y los huevos (aunque los veganos señalan que muchos consumidores de carne pueden ser deficientes en estos alimentos). Las fuentes veganas de proteínas son nueces, semillas, frijoles y lentejas, así como productos de soya fermentada y proteínas en polvo. En lo que respecta al calcio, muchas culturas en todo el mundo no consumen productos lácteos y gozan de buena salud ósea, pero cualquier persona debe asegurarse de que esté obteniendo lo suficiente de fuentes veganas. Lo mismo ocurre con la vitamina B12, que es vital para la salud de la sangre, el cerebro y el sistema nervioso.

Los alimentos veganos son sabrosos: esto puede ser una sorpresa para los carnívoros comprometidos, pero comer una dieta vegana es agradable y tiene más ventajas que sólo la virtud.

Iniciarse en la vida vegana, abrirse a nuevas experiencias, romper los tabúes existentes frente a la comida convencional y alternativa, es una forma de cambiar positivamente el ser y el mundo a su alrededor. Con esta reflexión, que sea un motivo tener el privilegio de comer en el mejor restaurante vegano de la ciudad de Medellín.