Hay muchos alimentos ricos en proteínas, pero a veces es difícil comer lo suficiente para cumplir con la cuota diaria. Las plantas oleaginosas tipo almendra o nuez tienen excelentes propiedades nutricionales y contienen mucha proteína, pero son muy calóricas. Las almendras, por ejemplo, contienen hasta 25 g de proteína por cada 100 g, pero también  entregan 634 kcal porque son demasiado altas en grasa. Las microalgas como la espirulina también son excelentes, pero hay que probarlas para entender que alcanzar los 100 gramos es un reto difícil. Pero también hay que tener cuidado porque así como ayuda a eliminar los metales pesados ​​del cuerpo, también puede absorber los del exterior, y puede haber riesgo de consumirse contaminado. Por lo tanto, se debe comprar orgánico.

Consumir proteína vegetal es, por lo tanto, una muy buena iniciativa, pero hay que ser cuidadosos para evitar exagerar en las cantidades de grasas o carbohidratos y, por lo tanto, no aumentar de peso.

A continuación se describen cinco extraordinarios alimentos que todo amante de la comida alternativa debería tener en su alacena

Seitán

Seitán es muy similar a la carne, incluso le llaman carne vegetariana. El seitán apareció por primera vez en el siglo VI como un ingrediente de la cocina asiática y ha sido un sustituto común de la carne durante más de mil años.

Tradicionalmente, el seitán era el producto usado para enjuagar y cocinar la masa de trigo para eliminar el almidón, dejando una sustancia densa en proteínas que resultó ser una excelente carne alternativa.

Para asar  tiene un sabor agradable, bastante neutro. Es mejor agregar un poco de salsa, como la salsa de soja dulce para darle un poco de sabor. Con 25 a 30 gramos de proteína por cada 100 gramos, ¡supera al pollo e incluso a la carne!. El seitán adquiere fácilmente los sabores de los condimentos utilizados en las preparaciones.

Hoy en día se puede comprar seitán en las tiendas. Los fabricantes de estos alimentos lo usan para crear deliciosas “carnes falsas”.

Es muy importante tener en cuenta que el seitán es compuesto de trigo y, por lo tanto, de gluten, y no se recomienda para celíacos. El gluten también promueve la permeabilidad intestinal. Es mejor no comer seitán todos los días.

Pasta de lentejas de coral o rojas

Para aquellos que aman la pasta, la pasta de lentejas de coral es una alternativa más equilibrada y colorida. El sabor es bastante similar al de la pasta clásica. Este alimento trae 26 gramos de proteína por cada 100 gramos e incluso 6,5 gramos de fibra.

Sobre el papel, la pasta es muy interesante para aumentar la ingesta de proteínas mientras proporciona carbohidratos (a diferencia de los alimentos de origen animal que solo proporcionan proteínas)

Perfecto para intolerantes al gluten y veganos.

Proteína de soja texturizada

Con 49 gramos de proteína por cada 100 gramos, es la reina de las proteínas vegetales. Además de traer una impresionante cantidad de proteínas, también es de alta calidad. Y sí, a pesar de todas las controversias hoy negadas por varios estudios, la soja es la única proteína vegetal que contiene todos los aminoácidos esenciales.

Los estudios también han destacado los beneficios que conlleva combinar la proteína de soja con otros alimentos vegetales como nueces, esteroles / estanoles vegetales y avena o cebada ricos en fibra soluble. Dependiendo de los tipos y las cantidades de estos alimentos consumidos, los niveles de colesterol pueden reducirse entre el 12 y 24 por ciento.

Algunos estudios muestran cómo las isoflavonas de soja pueden ayudar a mejorar la flexibilidad y la función del revestimiento de los vasos sanguíneos. Esto, a su vez, inhibe el desarrollo de la Arteriosclerosis y la trombosis, dos procesos claves en el desarrollo de una enfermedad cardíaca.

La proteína de soja texturizada, simplemente se rehidrata y se mezcla -por ejemplo- con salsa de tomate y hierbas pequeñas para disfrutarlas en pasta boloñesa, arroz o lasaña.

Harina de lupino

El altramuz es una leguminosa que pertenece a la familia de los guisantes. En harina, contiene 41 gramos de proteína por cada 100 gramos. Su sabor es un poco amargo, cercano al de la nuez. La harina de lupino es excelente cuando se disfruta cocinar porque puede reemplazar la harina convencional. No tiene gluten. Se pueden hacer tortitas, quiches o incluso tartas. Conveniente cuando se quiere preparar un pequeño bocadillo casero rico en proteínas.

Para reunir todos los aminoácidos esenciales se recomienda mezclar la harina de lupino con harina de trigo.

Harina de nuez

Ceres Justos Colombia

 

La harina de nuez tiene un gran sabor y se utiliza de la misma manera que la harina de lupino. Incluso es más rico en proteínas y contiene 4 veces menos grasa que las nueces enteras.

La harina de nuez agrega más que un sabor a nuez a los alimentos. En comparación con las tradicionales harinas sin gluten de arroz, almidón y tapioca, las harinas de nueces proporcionan más proteínas, lo que mejora y acelera el pardeamiento de los productos horneados. La grasa buena en las nueces agrega calorías, pero también suaviza la miga de los productos horneados. En cuanto a su contenido de fibra, es importante y ayuda a alcanzar las necesidades diarias. Esta misma fibra agrega textura a los productos horneados y puede hacerlos crujientes.
Ahora, una pregunta clave: ¿dónde comprar estos productos?. Si te encuentras en la ciudad de Medellín entonces existen muchas opciones. Una buena recomendación es visitar el Mercado Ceres, el cual es un mercado orgánico que también cuenta con restaurante vegano.