Casi con unanimidad, los nutricionistas afirman que el desayuno es la comida más importante del día. Después de un largo periodo de inactividad y descanso, durante el cual se han quemado muchas calorías (sí, tu cuerpo te mantiene caliente durante el sueño y hay mucha actividad cerebral…), es necesario suplir al cuerpo de los nutrientes que necesitas para empezar un día nuevo.

El problema de muchas personas, veganas y carnívoras, es que no desayunan bien debido a los afanes de la vida actual y, sobre todo, por falta de creatividad y conocimiento. Muchas personas no saben qué tipos de alimentos hacen falta para empezar bien el día y cómo prepararlos de formas diversas para disfrutarlos, como debe ser. Así que, si este es tu problema, aprenderás tres recetas fáciles de desayunos veganos que te nutrirán y alegrarán tus mañanas.

Leche de almendras casera

Ceres Justos Colombia

 

Aunque podrás encontrar este producto en los mercados saludables de Medellín, tal vez quieras ahorrar dinero y hacerla por tu cuenta en casa. No es difícil, y puede ser una deliciosa y nutritiva alternativa para tus desayunos. Puedes acompañar tus cereales y batidos con ella, e, incluso, podrás mantener una reserva en tu nevera o congelador para toda la semana.

El procedimiento es sencillo. Necesitarás 200 gr de almendras, 3 tazas de agua, 1 cucharada de arándanos, una cucharada de esencia de vainilla y media cucharada de sal. Lo que debes hacer es dejar remojando las almendras enteras en las tres tazas de agua y licuarlas al otro día. Añade los arándanos (pueden ser uvas o ciruelas pasas, en su defecto), la esencia de vainilla y la sal. Después de que todo esté bien triturado, pasa el líquido resultante por un cedazo y listo. El sedimento residual también se puede aprovechar, por ejemplo, con cereales y frutas frescas. Procura que las almendras no estén muy viejas y conserva tu leche refrigerada debido a que se trata de un alimento natural, sin añadidos químicos.

Tostadas de aguacate

Ceres Justos Colombia

 

Este plato se ha hecho muy popular en la comunidad vegana de Estados Unidos, e incluso entre gente carnívora. Puedes hacer un desayuno sencillo, nutritivo y delicioso con muy pocos ingredientes. Para ello, necesitarás dos tajadas del pan de tu preferencia (ojalá dulce), un aguacate grande, media cebolla, dos dientes de ajo, un pimentón pequeño, medio limón, aceite de oliva, semillas de chía, sal y pimienta al gusto. El pan puede reemplazarse por una arepa, claro está.

La preparación es así: sofríe las rodajas de pan en una sartén con muy poco aceite de oliva, lo suficiente como para tostar ligeramente ambas caras del pan. En la sartén, sofríe luego los ajos y la cebolla cortados en trozos muy finos junto al pimentón, cortado en julianas. Después de unos minutos, aplasta el aguacate con un tenedor sobre el pan, y, por encima, pon los ajos, la cebolla y el pimentón. Añade la sal, las semillas de chía, la pimienta y exprime el medio limón sobre la tostada.

El principio es el mismo para todas las tostadas de aguacate. Haz las combinaciones que quieras, sólo procura que sean balanceadas tanto en nutrientes (verduras o frutas, nueces y carbohidratos) como en sabor (salado, dulce y ácido). Las puedes consumir individualmente así como en sánduches o patacones.

Pancakes de avena y banano

Son muy fáciles de preparar y saben delicioso. Se han vuelto muy famosos entre los consumidores de comida saludable (son muy recomendados para los diabéticos), no sólo por su alto contenido de fibra y minerales, sino por su delicioso sabor. Los ingredientes para seis pancakes son los siguientes: una taza y media de avena en hojuelas (la integral es mucho mejor en términos de fibra), 200 mililitros de leche vegetal (puede ser, por supuesto, la leche de almendras…), dos bananos maduros, una cucharada de panela rayada (que podrías no incluir, en caso de problemas con el azúcar) o de mieles vegetales, como la de agave, media cucharada de canela en polvo, una pizca de sal y aceite de girasol.

Pasa todos los ingredientes (el aceite no, ¡ese es para sofreír!) a una licuadora o a un procesador de alimentos y tritura todo hasta que notes una masa con suficiente consistencia. Puedes añadir un chorrito extra de leche vegetal en caso de que todavía esté muy pegajosa. Cuando la textura sea la adecuada, arma bolas con la masa, aplástalas y sofríelas en fuego medio. Sacude un poco la sartén y mueve la masa con una espátula para que no se pegue.

Estos pancakes se pueden acompañar con mermeladas naturales, mantequilla de canola, y, claro, con frutas jugosas y agridulces como fresas. Todo el proceso no te tomará más de media hora, en realidad.

Si te gustan estas recetas, ya sabes qué comprar cuando vayas al mercado para tener listos tus ingredientes y no pensar mucho cada mañana. ¡Que los disfrutes!

Ver también: ¡Ingredientes que facilitan la preparación en casa de ricos platos vegetarianos!