MITO #1: No puedes obtener todas tus proteínas de productos vegetales

Es cierto que es menos sencillo para los vegetarianos alcanzar sus objetivos de proteínas, pero no es imposible. Una proteína “completa” es aquella que contiene nueve aminoácidos esenciales para los humanos. Las proteínas animales (la carne) son proteínas completas, pero las proteínas vegetales están incompletas, lo que significa que los veganos deben hacer su investigación para asegurarse de que están comiendo una variedad suficientemente amplia de productos vegetales para obtener toda la proteína que necesitan.

MITO #2: No puedes construir músculo con proteína vegetal

La siguiente es una queja frecuente en los gimnasios: “Tengo que comer mucha carne, porque es la única manera de obtener suficiente proteína para volverme enorme”.

Esto fue refutado (nuevamente) por un estudio realizado en 2017 por investigadores de la University of Massachusetts Lowell, que encontró que las proteínas animales y vegetales son igual de buenas para desarrollar músculo, siempre y cuando se alcance el  objetivo diario de proteínas requerido.

El estudio, publicado en The American Journal of Clinical Nutrition, analizó cuestionarios de alimentos diligenciados por  3000 hombres y mujeres para estimar su ingesta de proteínas y la procedencia de ellas.

MITO #3: El veganismo es sólo comer hojas

Esta es una idea común: la idea de que si se elimina los productos animales, entonces la persona está resignada a una vida de lechuga y tofu. Afortunadamente quienes creen en esta idea no podrían estar más equivocados. Las dietas veganas y vegetarianas son increíblemente variadas y sabrosas, especialmente con tanta inspiración en Internet.

MITO #4: El vegetarianismo es todo o nada

Es altamente probable que casi todos los vegetarianos vuelvan a comer carne en un par de años. Y eso es normal, porque un estilo de vida basado en plantas no es en blanco y negro. Incluso suprimir la carne un solo día de la semana puede tener grandes beneficios para la salud y el medio ambiente, por lo que las tendencias de “medio tiempo” como el “flexitarianismo” y el “vegetarianismo de fines de semana” son populares.

MITO #5: El vegetarianismo garantiza la pérdida de peso

Es cierto que las dietas vegetarianas se asocian con una mayor pérdida de grasa que las dietas convencionales. Pero solo cuando esas dietas vegetarianas son bien administradas: si se come demasiado entonces se aumentará de peso, incluso si esa comida proviene de una planta. Algunos alimentos veganos de supermercados son altamente procesados ​​y muy ricos en calorías. Lo mismo ocurre con los alimentos a base de nueces como la mantequilla de maní, que es un alimento excelente pero alto en calorías.

MITO #6: Las dietas vegetarianas y veganas no son seguras para las mujeres embarazadas

Si se hace bien la tarea y se cumple con las metas diarias de nutrientes durante el embarazo, una dieta vegana o vegetariana es segura para las futuras mamás. Esa es la posición de la Academy of Nutrition and Dietetics, la organización de profesionales de alimentos y nutrición más grande del mundo, que cree que las dietas basadas en plantas son adecuadas para todos, incluidos los bebés y las personas mayores.

MITO #7: No tendrás ninguna energía en una dieta vegetariana

Ceres Justos Colombia

 

Una vez más, esto se reduce a hacer bien la tarea: una dieta vegana o vegetariana solo lo hará sentir desanimado si no se tienen claros los objetivos nutricionales y es pobre la ingesta de minerales como el hierro, el zinc o el calcio.

MITO #8: Suprimir la  carne y productos lácteos no tendrá consecuencias para la salud

Eliminar cualquier grupo de alimentos o nutrientes de la dieta es riesgoso si no se planifica con anticipación. Autoridades de salud de muchos países están preocupados porque gran parte de la población, especialmente las mujeres, están renunciando a los productos lácteos a un ritmo “alarmante”, ya que podrían no darse cuenta de que los productos lácteos contienen nutrientes vitales que deben ser reemplazados. Para evitar una complicación de salud como la osteoporosis y se desea abandonar los lácteos entonces es necesario visitar al médico.

MITO #9: Las dietas vegetarianas son caras

Esto tiene más que ver con la idea errónea de que los alimentos saludables (una categoría que incluye verduras y otros productos a base de plantas) son costosos. Si bien es cierto que los súper alimentos de moda pueden ser demasiado caros, los favoritos de siempre como la coliflor son relativamente baratos, y como la fibra en ellos da la sensación de llenura, entonces se pueden comprar menos cantidad.

MITO #10: El tocino vegano sabe tan bueno como el tocino animal

Aquí las opiniones son divididas. Al fin y al cabo se trata de gustos. Sea que se hable de tocino, queso o cualquier otro alimento comparable con la proteína de origen animal, ¿es importante la comparación?. Si y no.

Primero, hay que tener presente que los sabores también se disfrutan por ser auténticos. Comparar lo animal con lo vegetal, poniendo al primero como referencia de alta calificación, la verdad no tiene sentido. El sentido está en atreverse a conocer otros sabores y texturas.

Por último, quien disfruta alimentos veganos no tiene porque aparentar que todo lo vegano le guste, so pena de incurrir en una especie de “alta traición”. No es bueno colocar etiquetas cuando se trata de gustos.

No olvidar que la mejor manera de desmitificar las ideas incorrectas y conocer la realidad, es a través de las vivencias, y que mejor experiencia que planear de inmediato un delicioso encuentro con amigos en un buen restaurante vegano. Si la elección del lugar se hace en la ciudad de Medellín, entonces las opciones son gratas y exquisitas.